ACERCA DE LA 

ENFERMEDAD DE PÁRKINSON

¿QUÉ ES LA 

ENFERMEDAD DE PÁRKINSON?

La Enfermedad de Parkinson (EP) es una afección del sistema nervioso central causada por la pérdida de células productoras de dopamina en el cerebro. Es considerada una condición neurodegenerativa, ya que las células nerviosas (neuronas) en el cerebro que controlan el movimiento se deterioran y se pierden. La falta de dopamina genera que los mensajes cerebrales no se transmitan de manera apropiada, lo que tiene como resultado que los movimientos, coordinación, tono muscular y el equilibrio se vean afectados drásticamente, entre otras cosas. También es considerada una enfermedad progresiva, lo que significa que los síntomas aparecen gradualmente y empeoran lentamente.

Escáner CT operativo médico

Hasta este momento no hay una cura para la EP, sin embargo, existen muchos tratamientos multidisciplinarios que pueden mejorar la calidad de vida de los pacientes, desde los fármacos, rehabilitación física, evaluación psicológica, hasta las intervenciones quirúrgicas (tratamientos avanzados) que ayudan al control de movimientos de algunos pacientes.

AdobeStock_90122741_edited.jpg

¿ QUÉ CAUSA LA

ENFERMEDAD DEL PÁRKINSON?

Se ha observado que la enfermedad del Párkinson se transmite de padres a hijos, lo que apoya la teoría de que ciertos genes pueden causar la transmisión genética de la enfermedad. 

También existen factores ambientales que influyen en la aparición de la enfermedad, como son los productos químicos tóxicos, virus, bacterias y materiales pesados. Estos pueden causar que mueran las células productoras de dopamina, lo que lleva a la aparición de la enfermedad del Párkinson.

La Enfermedad de Parkinson es una enfermedad progresiva, con síntomas que empeoran gradualmente con el tiempo.  El paciente inicia con algunos síntomas no motores que se confunden fácilmente con otras afecciones, como es falta de sueño, estreñimiento, pérdida del olfato.

Cuando el paciente empieza a notar los síntomas motores característicos con la enfermedad, significa que la enfermedad ya está avanzada al grado de tener una pérdida importante de las neuronas productoras de dopamina. A menudo sólo cuando aparecen los síntomas motores obvios o comienzan a interferir con la vida diaria es cuando las personas visitan al médico. 

Los síntomas y respuestas al tratamiento varían de persona a persona, así que no es posible predecir exactamente cómo progresará la Enfermedad de Parkinson. Para algunas personas puede tomar muchos años para que se desarrolle la condición, para otros puede tomar menos tiempo.

 

Una serie de escalas de calificación se utilizan para medir el progreso de la Enfermedad de Parkinson. Las escalas motoras (del movimiento) son las más conocidas y más ampliamente utilizadas, pero las escalas de síntomas no motores son igualmente importantes.

¿ CÓMO PROGRESA LA

ENFERMEDAD DEL PÁRKINSON?

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA

LA ENFERMEDAD DE PÁRKINSON?

La Enfermedad de Parkinson es difícil de diagnosticar porque no hay una prueba específica para la condición. Los síntomas de la Enfermedad de Parkinson varían de persona a persona y una serie de otras enfermedades presentan síntomas similares. Por estas razones algunas veces se hacen diagnósticos incorrectos. Si sospecha que usted, o alguien que usted conoce presenta Enfermedad de Parkinson, es importante que asista pronto con un neurólogo especialista en trastornos del movimiento, el cual le solicitará una serie de pruebas ya sean de imagen, laboratorio o genéticas que permitan tener un diagnóstico concluyente.

Lo más importante es si usted observa los síntomas de la Enfermedad de Parkinson, busque consejo médico tan pronto como sea posible.

 

Signos de la Enfermedad de Parkinson incluyen los síntomas clásicos que afectan el movimiento: temblor, rigidez muscular y lentitud. Pero también incluyen: síntomas que comienzan en un lado del cuerpo, cambio en la expresión facial (mirada fija, ausencia de parpadeo), falla en balancear un brazo cuando camina, posición encorvada (flexión), hombro congelado, con dolor, cojera o arrastre de una pierna, adormecimiento,

hormigueo, dolor o incomodidad en el cuello o las extremidades,  voz suave, escritura pequeña, sensación de temblor interno, pérdida del sentido del olfato, depresión o ansiedad.

Algunos de estos síntomas son bastante comunes y de ninguna forma son exclusivos de la Enfermedad de Parkinson, así que, si usted presenta alguno de éstos síntomas, puede tener la enfermedad o no, por ello lo importante de visitar a un neurólogo especialista en trastornos del movimiento.

Océano

DESCUBRE SI ERES CANDIDATO

EN NUESTRA AUTOEVALUACIÓN